Inmobiliaria
Arquitectura
Interiorismo
Sobre nosotros
Blog
Contacto
Inicio> Blog > Espíritu navideño en Mallorca
Dec 24, 2021

Espíritu navideño en Mallorca

Arquitectura Art Bconnectedmallorca Exclusive Inmobiliaria Interiorismo Investment Secret Marketing

La Navidad en las islas comienza con el encendido de las luces navideñas en Palma a finales de noviembre. A partir de entonces, el espíritu navideño comienza a extenderse por toda la isla, con mercadillos navideños y fiestas navideñas laborales por doquier. Hay algunas tradiciones típicas mallorquinas que quizá le tienten a probar durante las fiestas.

Los churros con chocolate son los primeros de nuestra lista. Si la masa frita espolvoreada con azúcar y luego sumergida en una taza de chocolate derretido no alimenta sus papilas gustativas, ¡no sé qué lo hará! Los encontrará en la mayoría de las cafeterías de la isla, ya sea en la ciudad de Palma o en un pequeño pueblo escondido. Los churros son muy populares entre los mallorquines.

La Ensaimada y la Coca de Patata también son opciones populares durante la agenda navideña.

La mejor Coca de Patata se encuentra en Valldemossa. La cafetería La Molina es uno de nuestros lugares favoritos para encontrar la más sabrosa repostería local. Normalmente, estos pasteles se disfrutan junto con un chocolate caliente tradicional español “chocolate a la taza”.

Si todo esto le parece demasiado dulce, el chocolate caliente merece la pena por sí mismo. Con un sabor a chocolate puro fundido, le hará entrar en calor en cuestión de minutos.

Los lugareños tienen una sopa particular que preparan para mantener el calor durante los meses más fríos del invierno, llamada Sopa de Navidad. Se trata de un caldo de pollo relleno de carne picada y pequeños granos de pasta, aderezado con ajo y perejil.

La comida principal de Navidad es la gran reunión familiar de Nochebuena. No siempre se dan regalos en este día, pero sí en la mayoría de los casos. Los mallorquines también hacen regalos el 6 de enero, conocido como el día de los Reyes Magos.

La noche del 24 es típico que los mallorquines se trasladen a la Catedral La Seu, en el centro de Palma, para escuchar villancicos en el “Concierto de la Sibila”, una tradición originada en el siglo X y traída a Mallorca por Jaime I.

Por último, el día de Reyes, el 6 de enero, verá cómo las calles se llenan de familias que celebran con sus hijos pequeños mientras un mágico desfile de personajes de cuento recorre las calles de Palma desde el Port Vell.